3 oct. 2010

¿Y el arte americano?

Para comprender el por qué del abandono del arte americano antiguo hay que ir al grano (¡y qué grano molesto!) de la historia del arte…


MUY Brevemente: la historia del arte nació junto al humanismo durante el Renacimiento. Ésta era un estudio de la historiografía renacentista, y allí se gestaron los cánones occidentales que acapararon los posteriores estudios del arte.
Recién en el siglo XVIII y principios del XIX, comenzaron a clasificarse otras civilizaciones. Esto fue promovido por la Estética, quien se encargó de separar a los objetos “estéticos” de los funcionales, sociales y religiosos. Por un lado, La estética permitió la apreciación del arte “arcaico y exótico”, hasta ese entonces desconocido *1. Pero, por otro lado, las ideas kantianas de la Estética acarrearon el problema de considerar la producción artística no-occidental en términos occidentales.
 Debido a la preferencia por el arte clásico occidental, desde el siglo XIX las teorías evolutivas  sostuvieron que en el arte se da una progresión estilística desde la abstracción hasta el naturalismo. Dicho burdamente, una patética evolución desde los garabatos hasta La Gioconda. Dentro de esta corriente de pensamiento, el arte no occidental fue considerado “primitivo” por ser no naturalista y no adaptarse a sus secuencias evolucionistas lineales. Particularmente en cuanto al estudio del arte en América, en el siglo XVI las únicas expresiones originarias que se celebraron fueron la arquitectura y la ingeniería, especialmente la arquitectura monumental de las culturas aztecas e incas. Mientras que las demás artes fueron vistas como imágenes paganas. Inclusive aún en 1900, la crítica decimonónica del arte no logró valorar la fuerza expresiva del arte amerindio, sino hasta 1910 cuando aparecieron críticos capaces de penetrar en las técnicas expresivas del arte figurativo de América. Entre ellos se puede mencionar a Kugler, historiador del arte alemán y creador de la doctrina independista de la cultura americana. Él fue el primero en estudiar al arte americano como autónomo e independiente de las influencias del viejo mundo.
En el siglo XX, el modernismo se erigió a partir de la negación de la representación clásica occidental gracias a las vanguardias históricas, quienes  encontraron inspiración en los estilos primitivos. En ese momento comenzaron a revalorizarse tradiciones artísticas no occidentales, como las de África y Oceanía. Sin embrago, la postura de las vanguardias con respecto al arte de América aún hoy es discutible.*2
            
         Lamentablemente el Occidente está tan comprometido con la herencia del arte clásico que en cualquier cosa que los occidentales vean, ven algo que se le asemeja.Es por esto que para tratar un arte extraño a la tradición occidental, todo lo que no encajaba en el marco de las “bellas artes”, establecido desde el Renacimiento, marginalmente se transformó en “decoración” o “artes aplicadas”. Un ejemplo claro de esto, es la opinión de los historiadores sobre los materiales de la arqueología americana que considera a sus productos estéticos como meros valores simbólicos de adorno. De esta manera, el discurso occidental del arte implícitamente esconde la idea de subordinación del ornamento como agregado de la expresión artística. Pero hay que tener claro que las artes que no responden a las convenciones de la perspectiva unilateral europea no pueden estar atadas a la legislación europea  sobre lo “correcto”.  Es por esto que designar la producción simbólico-visual de una cultura no europea, con un término que en la nuestra es “menos”  que arte es, por lo menos, engañoso. Y en última instancia, representa un caso más de la epistemología hegemónica que en el presente mundo poscolonial ya no puede sostenerse. 















Notas:
*1: ello es producto del aporte de Kant con su idea de “lo sublime” y de la universalidad del juicio estético (que plantea que el gusto es algo innato e igual para todos no importa a qué cultura pertenezcas)ß esto es más que discutible.


*2: Hay quienes defienden que el arte americano antiguo no fue de interés para el arte vanguardista puesto que éste incluye ejemplos de arte figurativo. Sin embargo, desde la perspectiva de otros autores, las vanguardias del siglo XX revaloraron la abstracción de los antiguos textiles y cerámicas de América.

Sonido Antiguo, Abstracto en Negro (1925), Paul Klee
 Óleo sobre cartulina. 38.1 x 38.1 cm.Kunstsammlung. Basilea
. 


Textil peruano.

2 comentarios:

  1. Es imprecionante y a la vez no tanto como el estudio y la forma de ver este arte va en mismo camino que la forma de ver a la conquista de america y a la historia precolombina en general. Y claro porque la cultura de los pueblos dice mucho de ellos y lo mismo cuando se ve la de los otros(que habla mas del "uno" que del "otro")
    buena epoca para leer estas cosas, el 12 nos tenemos que acordar de estas relaciones tanto reales como discursivas.
    Fede
    Marcha Atrás

    ResponderEliminar
  2. Como va Delfi? Che, podemos subir este artículo a Marcha Atrás? O alguna cosa que tengas sobre arte americano. Gracias!

    ResponderEliminar